Los cinco errores legales más frecuentes de las startup

 

La ausencia de asesoramiento en los primeros pasos de la puesta en marcha de un emprendedor puede condicionar su viabilidad y su futuro… contar con buen asesoramiento desde el inicio puede ser clave para el éxito de una start up. Presta atención a los cinco errores legales más frecuentes de las start up:

  1. Confiar en quien no se debe

Con frecuencia, el emprendedor “abre su corazón” a inversores y posibles partners, a quienes revela no solamente su modelo de negocio, sino el plan estratégico, la cuenta de resultados, la base de datos de clientes… Hacerlo sin firmar antes un acuerdo de confidencialidad puede ser un suicidio.

  1. No elegir bien el lugar de constitución de la sociedad

Sin contar las implicaciones fiscales que supone elegir un país u otro, muchos cometen el error de obviar un análisis previo del marco regulatorio, de forma que se acaba eligiendo un lugar en el que luego es posible que el modelo de negocio no sea compatible con la legislación vigente en dicho territorio.

  1. Una fórmula societaria inadecuada

Muchos son los emprendedores que optan por lanzarse sin haber constituido previamente una sociedad de responsabilidad limitada. Operar en modo beta no excluye la responsabilidad de quien realiza la actividad, que será el responsable último en caso de que se cometa una infracción.

  1. No firmar un pacto de socios

Prever en un pacto de socios cómo se comportará la sociedad y sus socios ante determinadas circunstancias es clave. Si no se hace, se puede frustrar una eventual venta de la sociedad porque uno de los socios no quiere vender y no se ha previsto una cláusula de arrastre.

  1. Despreciar la importancia de los intangibles

Las start up tienen dos grandes activos: su idea y su equipo. Proteger ambos es imprescindible para su funcionamiento. Mientras que el cuidado de los socios va de por sí en el proyecto emprendedor, en muchos casos se olvida la protección de la marca que se quiere utilizar, de los dominios a registrar, del software que se va a licenciar a terceros, etcétera.

Dejar un comentario