CUATRO ERRORES COMUNES DE LAS STARTUP

Muchas nuevas empresas que se lanzan al mercado a emprender cometen errores, y aunque estos errores se convierten en experiencia y aprendizaje, muchos son evitables. En concreto con las startup, hay cuatro patrones que pueden derivar en importantes errores, que se repiten una y otra vez en los procesos de creación y desarrollo.

Estos errores tienen que ver con:

  • Enseñar cosas tangibles: especialmente a la hora de captar clientes y dinero, es importante enseñar cosas tangibles, para demostrar que nuestro proyecto es sólido.
  • Un buen equipo: las personas con las que se funda la startup, que pueden ser tus amigos, a lo mejor no son las más adecuadas para hacer que la empresa crezca. El modo en el que se elija el equipo y se lleve la comunicación interna, gestionar el crecimiento y saber cómo trabaja cada uno, nos puede facilitar las cosas, o volvérnoslas muy difíciles.
  • Conocer el público objetivo real: el desconocimiento inicial que las startup tienen de su público objetivo puede resultar perjudicial. Llegar a conocer los clientes potenciales es fundamental para conseguir levantar la empresa.
  • Un buen espejo digital: una buena marca digital tiene que estar forjada con lo que la gente realmente busca. Que el usuario, con tres simples clicks, pueda estar informado del producto o servicio y llegar a la empresa, nos aportará grandes beneficios. O al contrario, puede hacer que nuestra nueva empresa pase totalmente desapercibida.